10 razones que hacen insuperables a las abuelas au-pair
  1. Nuestras grannys preparan a sus hijos para el futuro

    Cada día es más importante aprender alemán o algún idioma extranjero. Los idiomas dan a sus hijos una ventaja y eso es importante de cara a un   futuro que hoy parece económicamente incierto.

  2. Nuestras grannys se saben su Goethe

    Nuestras grannys son mujeres cultas y con formación.  Muchas de ellas han sido maestras o profesoras. A través de ellas, sus hijos conocerán, jugando, un mundo de valores culturales más allá de los videojuegos y las series de televisión.

  3. Ayer teníamos a  Mary Poppins – hoy tenemos a las grannys

    Nuestras grannys no son niñeras chapadas a la antigua. Son mujeres de más de 50 años con una de mente abierta, vitales y preparadas y no tienen ni  pizca de ganas de jubilarse. Disponen de ese valioso fondo de experiencia que dan los años  vividos y quieren empezar una nueva etapa sacando partido a sus competencias sociales.

  4. Nuestras grannys tienen tacto

    A los jóvenes muchas veces les falta la consideración  y la sensibilidad que se adquieren con los años. Nuestras grannys saben cuándo ceder y cuándo mantenerse firmes. Saben hablar pero también saben callar y dan  siempre con el tono adecuado.

  5. Nuestras grannys se quedan cuando usted se marcha

    La vida actual nos exige mucho: los hijos, la profesión, la pareja, los amigos, los hobbys – ¡hay que poder con todo! No es fácil cumplir con todas las la exigencias. Una abuela au-pair le ayuda a mantener el  equilibrio.

  6. Nuestras grannys espantan a los monstruos

    Muchas de nuestras abuelas au-pair han tenido hijos. Se saben al dedillo los pequeños trucos para consolar a los niños, tenerlos contentos y hacerles reír. Dedican a los pequeños personajes todo su cariño  y su paciencia.

  7. Nuestras grannys ganan las olimpiadas del parque

    Ni anquilosadas ni amargadas, estas mujeres en la mejor edad de la vida se enfrentan con vitalidad y alegría a los retos que plantea vivir con niños.  Porque quien emprende el camino  para ser granny, no solo está en forma sino que también tiene una mente abierta, es tolerante y tiene ganas de vivir nuevas experiencias.

  8. Nuestras grannys son amigas, no suegras

    Nuestras abuelas au-pair  no gustan solo a los niños,  también muchas madres mantienen el contacto con “su” granny  más allá de su estancia. Muchas veces se convierte en una amiga maternal y suple el papel de la propia familia cuando ésta vive lejos.

  9. Nuestras grannys revelan sus recetas secretas

    ¿Qué hay más rico que los guisos de la abuela? ¡Qué bonito es llegar  a una casa que huele a bizcocho recién hecho! Muchas de nuestras grannys son cocineras de primera.

  10. Le encantará

    Casi todas nuestras familias nos cuentan lo tristes que se quedaron cuando se marchó la granny. Y no es raro que vuelvan a verse o se visiten mutuamente. Y muchas familias, después de la  primera granny  acogen a una segunda…